La Tierra no está en cuarentena

Nos quedamos en nuestras casas, apagamos nuestros motores, dejamos atrás nuestros planes de viaje y trabajamos desde el comedor. Mientras los seres humanos abandonamos nuestras actividades diarias, este cambio de hábitos no pasó desapercibido: la naturaleza notó nuestra ausencia y reclamó los espacios que le habíamos arrebatado.

Este día de la Tierra queremos reflexionar sobre las relaciones que los seres humanos tenemos con nuestro ambiente. La emergencia sanitaria nos obligó a notar que somos parte de un sistema que va mucho más allá de nuestras ciudades, nuestras calles, nuestros restaurantes y centros comerciales; que los espacios y actividades que habíamos reclamado como nuestros, en realidad no nos pertenecen exclusivamente.

Y es que la crisis del Covid-19 nos ha forzado a aislarnos pero, mientras los humanos nos cubrimos con tapabocas, la naturaleza toma un respiro. Nos enseña que nuestro planeta y las demás formas de vida que lo habitan se las pueden arreglar perfectamente sin nosotros.

Cielos despejados

Como epicentro de la pandemia, China fue de los primeros países en los que se empezó a hacer evidente la ausencia humana. Los niveles de contaminación, que cada año causan la muerte de más de 1 millón de personas, según datos de la universidad de Hong Kong, disminuyeron estrepitosamente.

En India, donde se ubican 14 de las 20 ciudades más contaminadas del mundo, los habitantes de Punjab han sido capaces de admirar los Himalayas desde sus hogares. Esto no había sido posible desde hace más de 30 años.

Ciudades latinoamericanas que sufren altos niveles de contaminantes en el aire, como la Ciudad de México, Santiago de Chile y Bogotá, también reportaron una baja importante en sus niveles de gases invernadero.

Los Himalayas vistos desde Punjab, India.

La naturaleza toma las calles

El mundo se ha sorprendido al encontrar animales salvajes deambulando por las vías y cuerpos de agua de las ciudades.

Seguramente has escuchado sobre los canales de Venecia donde, a falta de turistas, ahora se pasean en el agua cristalina peces, cisnes y hasta medusas. Y aunque lo de los delfines en Venecia resultó ser una noticia falsa, estos animales sí han tenido presencia, y hasta han sido vistos junto con lobos marinos en las playas de Lima, Perú.

Cientos de medusas han sido captadas nadando en Venecia

En las ciudades vacías, los animales han salido de sus hábitats y se han convertido en parte del paisaje urbano, ya sea para buscar alimentos o simplemente disfrutar un paseo sin la presencia de humanos.

En Santiago de Chile se han encontrado pumas que bajaron a la ciudad. Gales ha reportado la presencia de cabras que pasean por las calles desiertas. Los ciervos han abandonado los parques en Nara, Japón y ahora pasean libremente por la ciudad.

Cabras paseando en Llandudno, Gales

Por su parte, en México, se han avistado varias especies en peligro de extinción. Éstas han sido vistas en zonas urbanas y playas de la península de Yucatán, una de las zonas con mayor riqueza natural de nuestro país.

Se han reportado jaguares, cocodrilos, y aves endémicas en peligro. Incluso se han visto tortugas laúd que han salido a desovar a las playas de la zona hotelera de Cancún, comúnmente abarrotadas de turistas en estas épocas del año.

No todo es benéfico para el ambiente

Sin embargo, la crisis de salud también ha traído nuevas actividades y, con ello, nuevos riesgos para el ambiente. Los residuos sanitarios de productos como tapabocas han aumentado exponencialmente; la cuarentena ha traído el regreso de plásticos de un solo uso para evitar contagios y una producción descomunal de desechos domésticos. Desgraciadamente, plantas dedicadas al reciclaje también han tenido que frenar actividades.

Es crucial que, cuando la pandemia haya cesado, podamos aprovechar y extender el descanso que le hemos dado a la naturaleza, pero también frenar los hábitos nocivos que normalizamos durante la emergencia.

También te puede interesar: Y la sustentabilidad ¿Qué?

Un cambio de paradigma

La epidemia de coronavirus ha desatado una crisis mundial que ha traído consigo muy lamentables pérdidas y ha afectado todas las esferas de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, como toda crisis, esta situación también trae consigo grandes oportunidades. Una de ellas es darnos cuenta de que la humanidad sí puede hacer las cosas de una manera diferente.

En este caso, el aislamiento nos invita a imaginar cómo sería la Tierra si no estuviéramos nosotros. Nos obliga a repensar nuestra relación con la naturaleza y nos enseña que, si le damos su debido espacio y la tratamos con respeto, podemos convivir en armonía con ella.

Así que, en esta cuarentena durante el día de la Tierra, disfruta de los cielos más despejados y escucha con mayor claridad a las aves que siempre han estado ahí. Reflexiona sobre aquellas actividades que cambiaste durante estos días y que puedes incorporar a tu vida diaria cuando todo vuelva a la normalidad, para así contribuir al cuidado de este, nuestro hogar.

También te puede interesar: Biomimética: la naturaleza en el diseño

 

“The Himalayas are visible from India for the first time in 30 years because of Covid-19 lockdown”. (12 de abril de 2020); https://www.esquireme.com/content/45334-the-himalayas-are-visible-from-india-for-the-first-time-in-30-years-because-of-covid-19-lockdown. Acceso: 22 de abril de 2020.

“Coronavirus: las imágenes de cómo los animales se están tomando las calles de algunas ciudades del mundo confinadas por la pandemia”. (8 de abril de 2020); https://www.bbc.com/mundo/noticias-52216020. Acceso: 22 de abril de 2020.

“Sorpresa en México: avistan animales en peligro de extinción en ciudades desiertas por el coronavirus”. (28 de marzo de 2020); https://www.clarin.com/mundo/sorpresa-mexico-avistan-animales-peligro-extincion-ciudades-desiertas-coronavirus_0_AUcsjzEWj.html. Acceso: 22 de abril de 2020.

Autor

  • Estudió diseño gráfico en la Universidad Iberoamericana, donde posteriormente cursó la Maestría en Diseño Estratégico e Innovación. Alice disfruta de practicar deporte, ir a conciertos de metal y acariciar gatitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *